Archiv für den Monat: September 2011

Observando un árbol (3)

85 Views

Los árboles, son representación vívida en el mundo y en ése mundo, día a día  los peregrinos de la vida prolongan su andar, y tras sus abruptos pasos, en su mente la  muda tolerancia de ésos gigantescos vestigios. Como el ser humano tienen historia y  a pesar que el tiempo mengua su prisa, como él, bajo el mismo firmamento con paciencia esperan al desconocido sino.

Desde siempre en simbiosis animada e inanimada, los árboles propulsan al hombre en el desarrollo de sus inventivas casuales o necesarias, aunados en el inicio y en el fin de la causa cotidiana. Cimiento de subsistencia nutritiva, de
incontables propiedades medicinales, y entre otros atributos, símbolo cultural
de los pueblos. En  las indecisiones naturales de su existencia, en el paisaje montaraz asienta sus dudas, su incondicional  refugio.

En un rincón de la tierra, en remotas praderas habitadas, he advertido éste árbol  signo del ayer, y del hoy. Os invito a curiosear el pasado, considerar la existencia de los que son, la oxigenación de la humanidad. Los Árboles son testigos del tiempo, representación del ahora, y como los humanos, espejo del nacer pero
también de la finitud.

DSC_1311b

La imagen nos permite visualizar un árbol, parte desraizado de su espacio, en contacto con la tierra, la otra, sobrepuesto a los impetuosos vendavales danza su
primavera, y escucha vivas hasta cuando en invierno la nieve dibuja su silueta. No se sabe de la duración de su adormecido descanso, lo que  se evidencia es que su energía no fue arrasada, y que, el tiempo se encargó de revivir su nombre, “sauco”  (SALIX ). Su origen tramó una nueva fase en su existencia, la sobrevivencia a las inclemencias climáticas estaba dada. Al leño en reposo la brisa lo despertó, su ramificación tejida por el viento se eleva en el espacio en distintas direcciones, su frondosidad incita a la tranquilidad, al relax anímico de los pasantes.

Observando un árbol (2)

80 Views

Luego de jornadas de ardua actividad, el cuerpo inerte vocea persistente a la quietud, a marcha forzada el trabajador camina su sombra  acompañado del iluminado firmamento y, el silencio cómplice del momento, trenza su ahora sin que la razón lo apure al  desgano de un después. En noche cerrada su entendimiento se abre a ilusiones sin nombre, regocija sus sueños en el monte lejano de su conciencia. Y cuando asentaba su energía en nebulosas sin límite, el claror de la luna le anunció su partida, advirtió que su esplendor se disipaba en el albor de un nuevo amanecer.

DSC_1298 framed

Asimismo, el vívido madero adormeciendo su existencia, notifica su descanso. En un todo, la vista capta el sino de la vida, origen arrobador de incógnitos senderos. Pasantes husmearán la placidez del fin, y a su lado, en armónica unidad se aprestarán a renovar su YO.

DSC_1296 framed

Como casi un ser humano, un árbol en su meritorio descanso, como él, todos yaceremos y en circunstancial sosiego, revestidos de emoción seremos abrazados en el gran océano de la existencia.